RELACIONES DE ACOSO

relaciones de acoso

ACOSO

Cuesta aceptar que se es odiado y envidiado. Cuando aceptes esto, estarás asumiendo las actuales reglas del juego en la situación, ya sea de pareja o en un contexto laboral. Cuando se acepta esto, la salida está más cerca.

Es posible que estés pidiendo al acosador que te quiera, cuando éste tiene su amor muy contaminado por la envidia y el odio. Puede ser muy doloroso para ti aceptar esto y renunciar a querer obtener amor o aceptación de una relación que no te lo puede dar. O que lo puede dar en una medida mucho menor que tus necesidades de ser querido.

Es pues necesario aceptar que la envidia, y hasta el odio, puede existir incluso en las personas que esperamos que nos quieran incondicional y absolutamente.

Vassilis Menoutis (2005) nos da una clasificación acerca de las distintas formas de vivir el amor y el sexo:

 A-. Necesidad de descarga de los impulsos sexuales.

B-. Necesidad de salir de la soledad.

C-. Deseo de conquista por ambas partes.

D-. Vanidad de cualquier tipo.

E-. Deseo de herir o de ser herido por una o ambas partes.

F-. Tendencia a una unión simbólica y realización, significando esto el amor sexual.

 El amor que se cocina en nuestras casas (y también en nuestras relaciones con compañeros de trabajo, haciendo las correcciones obvias), puede ser una mezcla de estos componentes. Y tal vez de otros que Vassilis no ha enumerado.

Diferenciar los componentes de un plato, captar los matices de un vino, requiere experiencia, trabajo y dedicación.

Si estamos paladeando una mushaka (plato típico griego) podemos sentir que está estupenda. Podemos diferenciar que tiene carne picada y pasta. ¿Qué carne?, ¿qué pasta?, ¿qué especias se le añaden?

Con experiencia y trabajo podemos ir discriminando los ingredientes. Y entonces veremos que nuestra “mushaka” tal vez lleve demasiado del componente E de los ingredientes de Vassilis. O tal vez del D, del B, etc. Entonces iremos a la cocina y la prepararemos con un poco más del F y un poco menos de los otros, si ese es nuestro gusto.

Para salir del acoso se debe resolver la dependencia, o la excesiva dependencia.

Pero, ¿cómo se hace esto?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.